10 May 2014

Jornada de caza. Adaptación de una tradición III

Cazar y amar la naturaleza y los animales son situaciones compatibles, puede llevar demasiado discutir estas afirmaciones, pero nadie puede dudar que una jornada de caza, no es un mero acto de crueldad, es una acción donde se producen relaciones sociales, se mantiene un contacto con la cultura y la tradición;, y sirviéndonos de sus virtudes podemos construir un ecosistema de luces y sombras; silencios y sonidos; de lo construido y lo natural, que permita un diálogo uniforme y sostenible.

No hay que olvidar que el origen del parque natural de “El Hondo” tiene su origen en unas infraestructuras hidrológicas creadas por el hombre, para almacenar agua, para el riego de los cultivo. Eliminar conflictos territoriales o entre agentes, no hace sino depreciar el valor de ese ecosistema, en el que el obligado entendimiento de las partes potenciará y enriquecerá el paisaje y la biodiversidad.